Conversación con Emilio Herrera Soler

El pasado 13 de abril tuvimos el honor de conocer en persona a Emilio Herrera Soler, hijo de José Herrera Petere, quien nos recibió junto a su mujer Manuela en su casa de Castelldefels. Durante la velada, Emilio nos relató cómo fue la vida de la familia en el exilio. Nacido un 14 de abril de 1939 en París, Emilio Herrera es un claro ejemplo de toda una generación de personas que, criadas en el exilio por culpa de la persecución franquista, no abandonaron el anhelo de un país que sentían que les había sido arrebatado. Un exilio que comenzó en Francia pero que pronto continuó en Cuba y después en México, donde la familia Petere pudo afincarse durante algunos años gracias al asilo político que el presidente Cárdenas concedió a los represaliados por el franquismo. Posteriormente, a finales de los años cuarenta, la familia Herrera Soler, se instaló en Ginebra donde residieron durante varios años y en donde, como os hemos contado en otras entradas, Petere falleció.

Petere, como nos cuenta su hijo, se reunió de grandes personalidades del mundo de la literatura y del arte. De ahí que en muchos de los recuerdos que se recogen en los vídeos siguientes aparezcan los nombres de Octavio Paz, Pablo Picasso, Pablo Neruda, María Zambrano o Rafael Alberti, entre otros. Sin embargo, también nos habló de la dureza del exilio, de cómo su madre Carmen tuvo que cruzar sola la frontera embarazada de él, sin apenas medios, para intentar reunirse con su marido… o cómo le costó a Petere adaptarse a la vida y el trabajo en Suiza cuando su verdadera pasión era la poesía, o de la melancolía que sintió tras regresar a España, al no reconocer aquel país que había abandonado más de tres décadas antes.

Durante la conversación también pudimos hablar de su abuelo Emilio Herrera Linares, Presidente de la República en el exilio (1960-1967) y uno de los científicos más importantes del siglo XX en España que, por mantenerse fiel a la República, quedó relegado al ostracismo dentro de las fronteras de nuestro país, logrando no obstante una gran relevancia a nivel internacional. Creemos que la recuperación de la figura de Emilio Herrera Linares, al igual que hemos venido contando de Petere,  es una asignatura pendiente de nuestra democracia.

En definitiva, los recuerdos de una vida que esperamos que sirvan para acercar a los lectores a nuestro autor y para recuperar su memoria y la memoria de tantos otros miles de exiliados que durante aquellos años tuvieron que instalarse en países que les eran extraños. Desde aquí queremos agradecer públicamente a Emilio y su mujer Manuela por el cariño con el que nos recibieron, un cariño que convertimos en amistad y que esperamos continue por largos años. También por habernos apoyado y motivado durante todo el proceso de edición de Acero de Madrid. Para nosotros ha sido un honor recuperar la figura de su padre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s