El cine durante la Guerra Civil

¿Habéis oído alguna vez a alguien quejarse de que ha salido «otra película sobre la Guerra Civil»? Aunque la producción de películas ambientadas en este momento de nuestra historia es un porcentaje menor dentro de todo nuestro cine, afirmaciones como esta han llegado a convertirse en un tópico… Posiblemente, porque frente a otras cintas que pasan desapercibidas, numerosas historias de la Guerra Civil han sido contadas con acierto y remueven algo dentro de aquellos que quieren recordar y saber acerca de esta época y también de los que no.

¿Quién no conoce éxitos de nuestro cine más o menos reciente y se ha emocionado al ver el museo del Prado vacío en La hora de los valientes, cómo los artistas fueron obligados a renunciar a su ideología o a su vida si caían en el bando equivocado en Ay, Carmela, al adentrarse en la cotidianidad de la guerra en películas como Las bicicletas son para el verano y la larga resaca de la posguerra en Los girasoles ciegos, o al conocer historias como las de Las 13 rosas (a la que dedicaremos una entrada próximamente)? No obstante, a pesar de este esfuerzo de nuestro cine por promover el diálogo y la memoria, aún queda mucho por hacer, como demuestran los mismos nombres de nuestras calles.

Pero ¿qué importancia tuvo el cine durante la propia guerra? Si las letras, como demuestran Miguel Hernández, Alberti o nuestro Petere, se volcaron en reflejar lo que estaba ocurriendo… ¿No haría lo mismo el séptimo arte, tan inmediato y con tanta capacidad no solo de entretener, sino de convencer y movilizar en los espectadores?

Al igual que con el resto de artes, como con la vida misma, la guerra estalló aquel 18 de julio rompiendo la trayectoria de un cine que vivía un gran momento de esplendor… Y también así el cine quedó dividido en dos bandos, pues ambos vieron las posibilidades políticas y militares que ofrecían los documentales y las películas de ficción. En el bando republicano, la producción quedó bajo los mandos de los sindicatos de la CNT (SIE Films) y el Partido Comunista (Popular Films), que junto a la productora del gobierno (Laia Films) produjo un noticiario, «España al día». Como contrapartida, el Departamento Nacional de Cinematografía del bando franquista produjo su «Noticiario español». Esta anécdota ejemplifica cómo funcionó todo lo demás, si bien es cierto que la producción del bando republicano sería mucho mayor durante la guerra, a pesar de sus menores medios.

Algunas obras fueron documentales, desde los enfocados a lo más útil como que la población aprendiera a protegerse de los bombardeos o a usar armas, hasta aquellos que contaban su versión de los acontecimientos; por ejemplo, este Por la unidad hacia la victoria coincide con Acero de Madrid en criticar a un enemigo invasor que no eran solo los sublevados, sino también su apoyo internacional.

La CNT se atrevió incluso con algunas películas más alejadas de lo bélico, como comedias o este musical: ¡Nosotros somos así!

Dentro de este ámbito, una de las obras más destacadas es Frente de Madrid de Edgar Neville, en que dos soldados (uno de cada bando) agonizan juntos en una trinchera de la Ciudad Universitaria, en una crítica final a esta guerra entre hermanos.

Frente_de_Madrid-667021170-large
Al igual que los escritores, también llegaron cineastas extranjeros que, asimismo, produjeron cintas de gran prestigio: Hemingway puso voz al documental Tierra de España, de Joris Ivens, y André Malraux filmó Sierra de Teruel sobre su participación en la guerra con ayuda en el guión de Max Aub.

Póster

En definitiva, el cine patrio y el extranjero se volcaron en su defensa del bando republicano y en la crítica al bando sublevado. Y esto tampoco sirvió de mucho. La producción cinematográfica franquista, aunque menor durante la guerra, venció por las armas e impuso su voz y su visión. El ejemplo más evidente: Raza, la versión para la pantalla de la novela escrita por el mismísimo dictador y documento que habla por sí mismo.

Anuncios

Un comentario en “El cine durante la Guerra Civil

  1. Pingback: LA LITERATURA EN GUERRA: UNA PERSPECTIVA DESDE AMBOS BANDOS | Acero de Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s